Salmo 23: La Perspectiva de Una Viuda

"El señor es mi pastor; Nada me faltará.
En verdes pastos me hace descansar; Me conduce junto a aguas tranquilas.
Él restaura mi alma; Me guía por sendas de justicia por amor de su nombre.
Aunque camine por el Valle de la Sombra de la Muerte, no temeré mal alguno, porque Tú estarás conmigo.
Tu vara y tu cayado me consuelan.
Tú preparas una mesa delante de mí en presencia de mis enemigos.
Has ungido mi cabeza con aceite, mi copa rebosa.
Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida,
Y en la casa del Señor moraré para siempre”.

Durante mi tiempo de tranquilidad matutina a principios de esta semana, tuve uno de esos momentos "¡Ajá!" que a veces nos llegan mientras leemos y pensamos. Este Salmo habla del Valle de la Sombra de la Muerte, y comencé a hacerme algunas preguntas. ¿Qué es este Valle? ¿Cómo se siente? ¿Cómo llegamos allí? Más importante aún, ¿cómo lo superamos?

Mientras investigaba un poco, aprendí un par de cosas interesantes sobre los valles. Un valle se define como un área de tierra alargada y algo plana que se encuentra entre dos colinas, que generalmente tiene un río o arroyo que la atraviesa. Dado que el agua a menudo simboliza la vida, especialmente en las Escrituras, ¡no parecía lógico equiparar un valle con la Muerte! Pero tal vez necesitaba ajustar mi pensamiento sobre esto.

Cada vez que muere alguien a quien amamos, entramos en el Valle de la Sombra de la Muerte. No es la realidad de la muerte en sí misma, sino más bien una sombra proyectada por la muerte en nuestras vidas. Estar rodeado por una niebla gris flotante. Incapaz de ver claramente el camino por delante. Estar cercado por todos lados. Sentir que mi propia vida y propósito han muerto. Soledad intensa. Todos estos describen el Valle de la Sombra de la Muerte. ¡No hay escapatoria más que ir directamente a través de él!

El Valle puede traer miedo, miedo a todo tipo de maldad, a veces miedo totalmente irracional. ¿Qué pasa con mis finanzas? ¿Cómo me las arreglaré? ¿Estoy segura en mi casa? ¿Qué pasa con mis hijos? ¿Estaré sola por el resto de mi vida? En este lugar de sombra, el Señor, el Gran Pastor camina con nosotros. Él toma nuestra mano para guiarnos. Él no está perdido porque Él ha caminado por este camino antes. Él brilla una luz en nuestro camino. Él evita que caigamos.

Tal vez este Valle sea un lugar de protección protegido y bien regado para mí durante un tiempo en el que estoy en peligro de perder mi camino, de ser vencido por Shadow. Solo tal vez necesito cambiar mi perspectiva para entender más claramente el propósito del Valle.

El Valle es el lugar donde el Pastor puede consolar mi corazón. Él puede llevarme junto a ese río que fluye suavemente y que drena las amplias praderas. Él trae personas a mi vida para brindar comunidad cuando me siento solo. Me alimenta física y espiritualmente y nutre mis emociones. Él unge mis pensamientos para que se transformen en pensamientos de gratitud. Mi vida se desborda con Sus bendiciones y, de vez en cuando, el sol incluso comienza a asomarse entre las nubes, trayendo gozo y alegría. Mi vida está bajo Su misericordia, y Él promete estar conmigo para siempre. Eso significa que hay un final para el Valle de la Sombra de la Muerte.

Un día, cuando nuestros corazones hayan sido protegidos y sanados por un tiempo, caminaremos por el otro extremo del Valle hacia un lugar de propósito y sol. En medio de la niebla, aún no podemos ver lo que será. Pero sabemos que una cosa es cierta, Dios todavía tiene un plan para darnos un futuro y una esperanza. Una esperanza vencedora. Esperanza llena de fe que nos permitirá prosperar y vivir con una nueva alegría.

4 Comentarios

  1. Kristi

    Awesome imagery and insight. I have had this same conversation with Jesus and with friends. We each have our own experience in this valley of the “shadow” of death and Holy Spirit will walk us through and out …. Thanks for your words❣️

  2. Ellen

    I had my own “Aha” moment with this Psalm several years before my husband died but it has never left me. I have returned to the thought on numerous occasions. “A shadow has no substance.” Being of no substance, even though I must walk through its valley, it is not itself something that can physically touch me or harm me. Therefore it can not hold me in that place any longer than I need to be there nor rush me through too quickly. I will trust God’s timing for the journey.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_MXSpanish

Join us for

Our FIRST VIRTUAL

MENTAL HEALTH CONFERENCE

Led by Those Who Have Lived Experience!

The Voices of Hope Online Mental Health Conference is bringing together +35 Voices of Hope to speak into your life! – With featured speakers like Kay Warren, Colleen Swindoll, Laura Howe and many more, this conference promises to be amazing!

February 11, 2023

Subscribe to our newsletter

Fill the form for subscribing to our blog. You will be updated when we publish a new post. You will also receive information of upcoming events and important information from our ministry.

Thanks for supporting us!

Subscribe to our blog